San Pedro de Atacama y los alrededores, Chile

Km 8378

Esta ciudad fue, sin duda, uno de los aspectos más destacados de nuestro viaje por las Américas. La gente que pasaba por allí nos hablaba de los impresionantes paisajes, pero no sabíamos qué esperar. Lo único que sabíamos era que queríamos ver una laguna con flamencos rosas frente a las montañas (alerta de spoiler: misión cumplida).

El primer día, descubrimos San Pedro de Atacama desde las alturas del Valle de la Luna. Como su nombre indica, se trata de un espectacular valle de enormes dunas de arena y formaciones geológicas lunares. Estábamos cansados de los últimos días de moto pero hicimos estos últimos kms con gusto (en parte también porque era cuesta abajo 😉 ). También volvimos a ver estos paisajes al ir a ver el Pukará de Quitor, un poblado prehistórico construido en las rocas. Desgraciadamente, todos los lugares turísticos estaban cerrados a causa del Covid, pero pudimos ver el más interesante desde el exterior, los frescos humanos en los pilares de la entrada.

Nuestra estancia en San Pedro duró casi una semana, ya que habíamos previsto descansar y planificar el resto de nuestro viaje. Así que nos tomamos el tiempo de quedarnos los primeros días en San Pedro para explorar las encantadoras calles del pueblo en nuestro paseo diario. Las calles son de tierra y las casas están construidas con piedras cubiertas de tierra. El pueblo está bien cuidado y uno se siente inmediatamente en otro mundo, sobre todo sin las habituales multitudes de turistas.

Pero lo más destacado fueron las dos excursiones que realizamos al altiplano andino, una meseta de los Andes a más de 4.000 metros de altitud. El primer día, nuestro guía Patricio nos recogió a las 5 de la mañana cuando todavía estaba oscuro. Llegamos al altiplano y al campo de géiseres de El Tatio al amanecer. Primero fuimos a ver el géiser de Barros y nos fascinó el agua/lodo burbujeante y el humo que salía de él. Valió la pena levantarse tan temprano, ya que sólo al amanecer, cuando la diferencia de temperatura entre el agua y el aire es mayor, se puede ver el vapor en el aire. Mientras admirábamos el espectáculo, el sol salió detrás de las montañas y volvimos al autobús para desayunar y calentarnos con té/café (hacía unos -10°C). Después fuimos al géiser Blanco, donde el agua atraviesa una costra de sal (de ahí el nombre del géiser). El agua fluía en un pequeño valle y alimentaba un río. Nos pusimos los trajes de baño, pero el agua estaba tan caliente que sólo conseguimos ponernos las piernas. Tras el baño, seguimos el río y el guía nos explicó la fauna y la flora de la zona. Algunas de las cosas que nos encontramos fueron vicuñas (un tipo de llama) y vizcacha (una mezcla entre un conejo, una ardilla y un zorro de color amarillo, ¿o es un descendiente de Yoda? 🤔). Luego iniciamos el descenso del altiplano pasando por una laguna de color azul intenso con varias aves (¡incluyendo flamencos!) y una gran vista desde la cima en el Cañón de Puritama. Fue un día para recordar.

Al día siguiente dimos un paseo en bicicleta (ya los habíamos perdido un poco) hasta el Cañón del Guatín, un impresionante valle con cactus gigantes. Siguiendo un poco el arroyo y trepando por algunas rocas, nos encontramos frente a una hermosa cascada escondida (gracias al consejo local de nuestro guía Patricio).

Para terminar nuestra estancia en San Pedro de Atacama, volvimos al altiplano con nuestro guía Juan. Esta vez nos dirigimos al sur, al Paso Sico, una de las fronteras entre Chile y Argentina. Pasamos por el Salar de Atacama, el mayor desierto de sal de Chile. La primera parada fue en el Trópico de Capricornio que pasa por aquí y donde también hay una entrada a los caminos del Inca. Juan nos explicó su significado y la historia de los incas antes de llevarnos al pueblo de Socaire, uno de los pueblos indígenas de la zona. Un poco más adelante, nos detuvimos en una quebrada para desayunar (¡con buen pan francés!) y luego continuamos nuestro ascenso por el altiplano para encontrarnos frente a la Laguna Aguas Calientes. La vista sobre la laguna y los volcanes detrás era magnífica y conocimos todos los animales típicos del altiplano (vicuñas, zorros, nandus, vizcachas). Justo antes de la frontera, nos detuvimos en las piedras rojas, formaciones de piedra que surgen de la nada de la tierra. Luego ya era hora de volver a la ciudad, pero en el camino volvimos a parar en la Laguna del Tuyacto, otra joya natural. Volvimos a San Pedro con cientos de fotos, pero seguro que las fotos y las historias de otros viajeros nunca podrán sustituir los maravillosos paisajes que vimos.

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
San Pedro de Atacama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *