Quilotoa, Cotopaxi y Quito, Ecuador

Km 14 797

De vuelta al altiplano andino, tomamos una pequeña carretera secundaria hasta Latacunga. Desde este pueblo hacemos un poco de trampa cogiendo un autobús hasta Quilotoa. No está en nuestro camino y es una subida muy larga, así que nos tomamos la libertad de ir en autobús (¡volveremos en bicicleta al menos, no te preocupes!). Una vez en el pueblo, pagamos la entrada y caminamos hasta el cráter de este volcán extinto. El sol ya está bajo y tenemos una magnífica vista de la Laguna de Quilotoa en medio del cráter. Entendemos por qué este lugar atrae a tantos turistas, los colores brillan bajo el sol y, según la creencia de los indigenos, la laguna del cráter no tiene fondo. Hacemos muchas fotos y luego buscamos un lugar para dormir. Este viernes por la noche es muy tranquilo, casi no hay turistas. Sólo los habitantes, con sus trajes tradicionales, hablan entre ellos. Les preguntamos dónde podemos acampar y nos muestran una franja de hierba en la cima del cráter, a las afueras del pueblo. Nos encanta este campamento con vistas al lago. Es sin duda uno de los lugares más bonitos del viaje. Sólo el viento frío nos molesta un poco, pero eso es normal a 4000 metros de altitud. Disfrutamos de las vistas todo lo que podemos, pero en cuanto se pone el sol, nos metemos en la carpa y en nuestros sacos de dormir para calentarnos. Los perros callejeros también han elegido nuestra tienda para protegerse del viento, y uno de ellos incluso se las arregla para entrar en nuestra carpa y acurrucarse entre nuestros sacos. Verdad que hace mucho frío, así que le dejamos dormir allí esta noche. Por la mañana, por desgracia, no hay sol y los colores son un poco grises. Matthieu decide correr por el cráter mientras Kati se mantiene caliente en la carpa. Al final de la mañana dejamos este lugar paradisíaco y no nos arrepentimos de haber hecho las desviaciones.

Bajamos hasta Zumbahua, donde comemos papi pollo (pollo frito con papas fritas) en el animado mercado. Se vende de todo: zapatos, ropa, comida, animales… Es un espectáculo realmente colorido, sobre todo porque la mayoría de la gente lleva ropa tradicional. Luego hay un poco de subida y bajada antes de hacer un largo descenso (helado por el viento frío) hasta Latacunga. Al día siguiente tenemos que recorrer unos cuantos kilómetros por la autopista antes de desviarnos hacia el Parque Nacional Cotopaxi. La parte inferior de este famoso volcán es visible, pero la cumbre está oculta entre las nubes. Como es domingo, hay muchos coches de camino al parque nacional, pero hay un amplio carril bici que es muy agradable. En la entrada del parque nacional comemos un almuerzo, y luego continuamos la subida por la tarde. Pedaleamos a través de una extensa lluvia y visitamos el centro de visitantes del parque, que da mucha información sobre la fauna y la flora del parque, la actividad volcánica y el montañismo en los Andes. Luego llegamos finalmente a la cima. Nos dirigimos a la Laguna Limpiopunga, donde hay varias aves. Al salir, parece que el Cotopaxi se hace más visible, pero la cima sigue entre las nubes. Atravesamos el resto del parque nacional y montamos nuestra tienda justo fuera de los límites del parque (acampar dentro del parque sólo está permitido en un lugar, lo que no nos convenía). Detrás de un grupo de coníferas estamos protegidos del viento y tenemos una gran vista del Cotopaxi. Mientras montamos la carpa, primero un flanco y luego el otro aparecen, sólo falta la cima del pico. Al atardecer, por fin tenemos una vista completa de la hermosa pirámide del Cotopaxi. Es maravilloso, nos hubiera gustado quedarnos fuera más tiempo para disfrutar de la vista, pero el frío nos obliga a huir de nuevo a la carpa.

Por suerte tuvimos una buena vista el día anterior, porque por la mañana el Cotopaxi vuelve a estar completamente oculto entre las nubes. Nuestro destino hoy es Quito, pero una carretera muy mala nos separa de la ciudad. Apretamos los dientes y conducimos casi sin parar, primero sobre tierra y luego sobre pavamiento completamente irregular. A mediodía llegamos a los suburbios de Quito completamente agitados. Comemos algo y luego tenemos una última pequeña pasada para llegar al centro de Quito. Es duro, pensábamos que ya estábamos allí cuando vimos las primeras casas. Habíamos ignorado completamente esta última subida. Al llegar al centro histórico, nos recompensamos con un café y un gofre en una terraza, luego nos recibe calurosamente nuestro anfitrión de Warmshowers, Zach, un profesor de intercambio de Atlanta en los Estados Unidos. Bebemos cerveza y comemos una deliciosa sopa mientras charlamos. ¡Nos sentimos realmente mimados! Al día siguiente empezamos con un paseo por el Parque La Carolina y el Parque Metropolitano para explorar el barrio. Pero una larga lluvia acorta nuestras visitas y volvemos al piso empapados. Al día siguiente continuamos con un recorrido por el centro histórico, subiendo el Panecillo hasta la estatua de la Virgen, desde donde tenemos una hermosa vista del centro, y el cementerio de San Diego. Tenemos un último día en Quito, que pasamos en La Mariscal, un barrio más moderno, donde comemos con la prima de la mamá de Kati. Ella vive en la Amazonia ecuatoriana y ha venido a Quito para una pequeña reunión familiar. Hablamos en alemán, nos traemos un trozo de casa, nos sentimos cómodos (al menos Kati lo hace 😉 ). Después de estos momentos de intercambio, guardamos las bicicletas para la semana siguiente, bien protegidas del mal tiempo, y nos dirigimos al aeropuerto para pasar una semana de vacaciones de las bicis.

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Quilotoa, Cotopaxi y Quito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *