Nuestros últimos días en Perú

Km 13 870

Después de dejar el Valle de Chachapoyas en el Amazonas, pedaleamos entre los campos de arroz hasta llegar a Jaén. A veces parece que hemos cambiado de continente. Aunque todavía no hemos estado en Asia, así es como nos imaginamos el paisaje de allí con las terrazas de arroz. En Jaén, la última gran ciudad antes de la frontera, nos tomamos un día para organizar todo: Prueba PCR, declaración legal, lavado, suministros alimentarios…. Entonces estamos preparados para los últimos 150 km hasta la frontera. Dos días intensos, porque estos 150 km no son completamente planos, pero el paisaje sigue siendo hermoso. Seguimo pedaleando entre campos de arroz, plátanos y papayas. Es agradable acampar con este calor (aparte de los mosquitos…). Unas cuantas curvas más y finalmente nos acercamos a la frontera. La carga aumenta gradualmente en los últimos kilómetros. Al llegar a la Balsa, no hay mucha gente. Los funcionarios de aduanas nos ignoran por completo. Cuando les decimos que queremos ir a Ecuador, nos remiten a la oficina de inmigración. La respuesta es mixta: se necesita un permiso especial de las autoridades para salir de Perú por tierra. Si aún así quieres salir, no pueden impedírtelo, pero tendrías que pagar una multa de 4 soles al día durante el resto de tu vida. Si quisiéramos volver a Perú algún día, tendríamos que pagar el saldo. No nos importa la multa, no tenemos intención de volver a Perú, hemos cruzado todo el país de sur a norte. Decidimos hablar con los funcionarios de la aduana ecuatoriana para ver si nos dejan entrar. Hay que trepar por la valla del puente para sortear las barreras del mismo. Los aduaneros ecuatorianos nos ven llegar y nos hablan. Su respuesta es clara: no hay forma de cruzar este puente, ni permiso especial, ni excepción. Pero también dicen que sólo son responsables del puente. Si quieres cruzar el río un poco más lejos, no es asunto suyo…. Básicamente, nos dicen que podríamos cruzar la frontera ilegalmente. Pero esta idea nos asusta demasiado, tenemos miedo de meternos en problemas si queremos volar a las Islas Galápagos. Decepcionados y completamente desmoralizados, caminamos 6 km de vuelta al pueblo de Namballe. Sabíamos que la frontera terrestre estaba oficialmente cerrada, pero varias personas habían dicho que nos dejarían pasar sin problemas y teníamos demasiadas ganas de creerlo. Lástima, tendremos que coger un avión.

En Namballe buscamos un autobús que vuelva a Jaén, pero el siguiente no sale hasta las 5 de la mañana del día siguiente. Una familia muy simpática nos invita a pasar la noche en su casa y nos mima con pescado casero para cenar. Poco después de las 5 de la mañana nos dirigimos a San Ignacio, un pequeño pueblo a 40 km de distancia. Luego tomamos otro autobús hasta Jaén, donde llegamos alrededor de las 10 de la mañana. Acudimos a Miguel, el dueño de la tienda El Ciclista, que ya nos había ayudado durante nuestra primera estancia en la ciudad, para comentar las posibles opciones. Los vuelos desde Jaén son muy caros, desde Chiclayo y Lima sería mucho más barato. Alrededor de las 11:30 nos dirigimos a la estación de autobuses y preguntamos por los horarios y precios a Lima. A mediodía sale un autobús hacia Chiclayo. Por capricho lo tomamos, aunque no estamos seguros de cómo proceder. La carretera es sinuosa y tardamos 6 horas en recorrer los 300 km. Al llegar a Chiclayo, intentamos encontrar un autobús nocturno a Lima, que nos ahorraría otros 100 euros por persona. Tenemos que hablar durante una hora hasta que estén dispuestos a transportar nuestras bicicletas. Además, no nos aceptan las tarjetas de crédito y no tenemos efectivo, por lo que tenemos que sacar dinero a toda prisa. Sólo nos quedan quince minutos para comprar algo de comer (ya no nos dio tiempo a comer al mediodía), y por fin partimos hacia Lima. Es un viaje largo, pero estamos tan agotados que dormimos como bebés.

Con un poco de retraso, llegamos a Lima a las 9 de la mañana. Intentamos comprar nuestros billetes de avión por internet, pero los pagos no se realizaban. El vuelo que habíamos planeado sale a las 14:25 del mismo día, va a estar apretado para hacer todo. Primero, vamos a la tienda de bicis a la que llamamos antes para que nos den unas cajas de bicis. Con cada una bajo el brazo, pedaleamos los últimos kilómetros hasta el aeropuerto. Ya son las 10.30 de la mañana y nos dicen en la entrada que ya no hay billetes a la venta en el aeropuerto y que no podemos entrar si ya tenemos billete. Por suerte, enfrente hay agencias de viajes, así que Kati va allí a la carrera. La vendedora no es muy rápida y nada funciona: primero, el pago con tarjeta es rechazado varias veces antes de que finalmente sea aceptado a la 4ª vez, luego es la impresión de los billetes la que ya no funciona. Dada la urgencia, aceptan enviárnoslos por WhatsApp. A las 11.30 horas, por fin nos dejan entrar en el aeropuerto y empezamos a desmontar las bicicletas. El check-in cierra a las 13:15, a las 13:00 entramos con las cajas aún abiertas para poder pesarlas antes de cerrarlas definitivamente. Pero el siguiente problema aparece en el horizonte: Normalmente, tenemos que poder mostrar un billete de vuelta para poder emigrar a Ecuador. Explicamos nuestro caso de viajar en bicicleta y tras varios minutos de discusión finalmente acceden. El check-in ya está cerrado y todavía tenemos que cerrar las cajas. Los dos empleados son muy amables y nos ayudan a poner el plástico alrededor de las cajas, nos dicen que llevemos las bolsas como equipaje de mano (aunque no tengamos ninguna en nuestra tarifa) y sólo nos cobran por las dos bicicletas, sin el equipaje extra. Probablemente, sólo querían deshacerse de nosotros. Pasamos por el control de seguridad donde nos quitan la navaja suiza y una llave porque queríamos meter la maleta en la bodega y las olvidamos en la bolsa. Llegamos a la puerta de embarque justo a tiempo. Tomamos nuestros asientos en el avión, por fin podemos descansar mientras la tierra se aleja de nosotros. ¡Adiós Perú!

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Nuestros últimos días en Perú

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *