Llegada a Bolivia, Chile/Bolivia

Km 8689

En San Pedro de Atacama llegamos al norte de Chile y tuvimos que pensar en cómo continuar nuestro viaje. El año pasado no habríamos necesitado más de 2 minutos para cruzar la frontera. Habríamos tomado la ruta que más nos gustara. En el contexto actual de la pandemia, era un poco más complicado que eso.

Tuvimos la suerte de que Bolivia permite actualmente la entrada de extranjeros con una prueba de PCR de 72 horas y una cuarentena de 10 días, que era nuestro plan básico (entrar en Bolivia después de San Pedro de Atacama). El problema es que Chile ha cerrado completamente las fronteras desde principios de abril. Hay una excepción que dice que puedes salir del país si no regresas, pero el formulario correspondiente de las autoridades chilenas sólo puede ser llenado por chilenos o extranjeros con residencia permanente en Chile. Durante nuestra estancia en San Pedro de Atacama, escribimos una decena de correos electrónicos y realizamos llamadas telefónicas para obtener más información sobre nuestro caso particular, pero la información que obtuvimos fue muy contradictoria: «Las fronteras están totalmente cerradas, no se puede salir del país en este momento», «No hay nadie en la frontera terrestre, sólo se puede salir en avión por el aeropuerto de Santiago», «Puedes ir simplemente a la frontera, siempre habrá alguien allí de todos modos y en tu caso debería estar bien». Basta decir que ya no sabíamos qué versión creer, así que decidimos arriesgarnos. Como ya estábamos en la zona, perderíamos 1-2 días como máximo.

Ahora teníamos que decidir qué frontera tomaríamos. La frontera de Hito Cajón, a 50 km de San Pedro de Atacama, fue nuestra primera elección porque en el lado boliviano la carretera atraviesa el Altiplano, pasando por unas lagunas muy hermosas y volcanes que alcanzan hasta los 6000 m. El problema es que esta frontera es sólo para el turismo (no hay tráfico comercial, el único paso fronterizo permitido actualmente en Chile), por lo que podría estar cerrada por el momento. Tampoco hay ninguna ciudad en cuarentena en el lado boliviano en unos 400 km. La otra solución era cruzar la frontera por Ollagüe, a unos 300 km al norte de San Pedro de Atacama, donde sólo tendríamos 200 km hasta Uyuni para hacer la cuarentena. El problema aquí era hacer los 300 km hasta la frontera en un plazo de 72 horas antes de que nuestra prueba de PCR dejara de ser válida. Sin autobús, tuvimos que recurrir a los camiones para que nos llevaran.

El domingo por la mañana deberíamos haber recibido el resultado de nuestra prueba de PCR para subirlo a Internet y cruzar la frontera boliviana, pero no teníamos nada en el buzón. A la salida de San Pedro de Atacama, tuvimos suerte. Después de sólo media hora, Diego, un joven trabajador de una de las obras cercanas, se detuvo para llevarnos a Calama, a 100 km de distancia. Ya conocíamos esta carretera, habíamos estado allí antes, así que pudimos concentrarnos en tener una agradable charla con Diego. Cuando llegamos a Calama, comimos nuestros sándwiches y volvimos a comprobar los resultados de la prueba PCR (todavía nada). Incluso fuimos a la clínica donde nos hicieron las pruebas, pero la única respuesta que obtuvimos fue que esperáramos hasta que nos llamaran. A primera hora de la tarde teníamos que seguir por la carretera o nunca llegaríamos a la frontera. Nos situamos en la salida de Calama, pero ningún vehículo se detuvo. Decidimos recorrer en bicicleta los 30 km hasta el siguiente pueblo. Fue un buen paseo, con el viento a favor, y llegamos rápidamente a nuestro destino. En el pueblo (el último importante antes de la frontera), como no teníamos red con nuestra tarjeta SIM, le pedimos a la vendedora de una pequeña tienda si podía compartir su conexión a internet con nosotros (por suerte siempre podemos contar con la amabilidad de los chilenos). Finalmente, pudimos rellenar el formulario para entrar en Bolivia y cargar la prueba PCR en él. A las 4 de la tarde salimos del pueblo, pero no había ningún vehículo a la vista que pudiera llevarnos a la frontera. Así que sólo teníamos una forma de ir: en bicicleta. A cada vehículo que pasaba por delante de nosotros, nos parábamos para pedir un aventón, pero o el coche era demasiado pequeño o ya estaba lleno. Uno de ellos se detuvo para ofrecernos una botella de agua y preguntarnos a dónde íbamos. Finalmente, nos aconsejaron que fuéramos a la Estación San Pedro, donde seguramente la policía nos acogería para pasar la noche. Llegamos allí al anochecer, pero no había ninguna comisaría de policía en el pueblo (sólo unas 10 casas).

Preguntamos a un lugareño dónde podíamos dormir y nos aconsejó que pusiéramos la tienda detrás de las paredes del parque infantil para protegernos del viento. De camino, Matthieu vio una veranda vacía de un restaurante y decidimos preguntar si podíamos dormir allí con nuestros colchones y sacos de dormir. La chica aceptó inmediatamente y para agradecerle pedimos otra comida en el restaurante. Nos prometieron espaguetis con huevos, pero al final nos dieron un gran trozo de carne con espaguetis, patatas fritas, pan e incluso nos ofrecieron té con la comida. Mientras comíamos, el propietario vino a saludarnos y, qué sorpresa, era el mismo hombre que nos dijo que pusiéramos la tienda detrás de las paredes del parque infantil. No estábamos seguros de que le gustara que su hija nos invitara a dormir en el porche del restaurante mientras él nos decía que pusiéramos la tienda en otro sitio, pero tras unos minutos de discusión resultó ser muy amable. Y al final de la comida incluso nos trajo un gran colchón para que no tuviéramos que dormir en nuestros pequeños colchones de aire. Nos dormimos como bebés.

Fue una pena que el despertador sonara a las 3 de la mañana, pero ya no creíamos en la idea de hacer autostop y aún nos quedaban 120 km hasta la frontera y nuestra prueba de PCR sólo era válida hasta las 12:30 de la mañana. Fuera hacía frío, por suerte todos nos pusimos la ropa de abrigo. Subimos poco a poco, pero por la noche no teníamos orientación. Después de 15 km tuvimos un pequeño llano antes de que empezara la subida al altiplano. Al mismo tiempo, se levantó un viento frío y perdimos algunos grados. En la subida seguía siendo bueno, nos calentaba. Pero en cuanto llegamos al altiplano, estábamos congelados. De hecho, ya no podíamos beber, nuestras botellas de agua estaban congeladas. Pero aún nos quedaba una hora y media hasta el amanecer, era una batalla mental. El horizonte se despejó y empezamos a ver los hermosos paisajes que nos rodeaban.  Entonces, justo antes de que el sol desapareciera sobre las montañas, llegamos a una comisaría para un control de pasaportes. Preguntamos si podíamos calentarnos un poco y desayunar dentro.  El policía fue muy amable, puso el calefactor a 20 cm de nuestros pies y nos ofreció té y café para desayunar. Nos quedamos 45 minutos, mucho más de lo que nos permitía nuestro horario, pero lo necesitábamos demasiado.
Tras un breve descenso llegamos a un salar (desierto de sal), por el que condujimos durante los siguientes 30 km. La carretera era plana y buena, los paisajes eran hermosos y el sol nos calentó un poco, por fin nos sentimos mejor. Justo antes de salir del salar, pasamos por una laguna con muchos flamencos. ¡Valió la pena ir allí!

Hicimos un pequeño ascenso/descenso antes de llegar a otro salar con un viejo tren de mercancías que pasaba por el medio. Hicimos una última pequeña subida y finalmente vimos Ollagüe, el pueblo de la frontera.  Paramos en la tienda para gastar nuestros últimos pesos chilenos, y luego nos dirigimos a la aduana. Tras la advertencia de que no podríamos volver a Chile si los bolivianos no nos dejaban entrar, conseguimos el sello para salir de territorio chileno. Caminamos los 4 km que separan Chile de Bolivia y luego buscamos a un aduanero boliviano (todo estaba vacío). Un viejo guardia fronterizo salió de una cabaña y nos pidió nuestros documentos. Primer problema: ya era la 1 de la tarde, nuestra prueba de PCR ya no era oficialmente válida. Segundo problema: necesitábamos una copia en papel de todos nuestros documentos (que no estaba marcada en ninguna parte). Empezamos a discutir y a explicar que todo era complicado en una moto. Nos llevó a otro funcionario de aduanas que nos volvió a explicar los problemas, luego llamaron a su jefe y le preguntaron qué debían hacer con nosotros. Al final aceptaron la prueba PCR pero insistieron en imprimir los documentos.  A falta de otras opciones, accedieron a imprimirlos para nosotros, indicando que esto tendría (por supuesto) un coste. En realidad no teníamos otra opción, así que aceptamos sus condiciones siempre que nos permitieran entrar en Bolivia. Conectaron el teléfono al ordenador, pero no pudieron imprimir los documentos. Hablaron en voz baja de todos los problemas y de los precios que había que pagar, mientras nosotros rezábamos en silencio para que nos dejaran pasar finalmente. Cuarenta y cinco minutos después, la primera impresión salió por fin de la impresora. Otros 15 minutos y por fin terminaron y sellaron nuestros pasaportes. Éramos libres y no podíamos creer que lo hubiéramos conseguido.

Justo después de la frontera, había un pequeño bistró donde pedimos nuestro primer plato boliviano para recompensar nuestros esfuerzos. Después de eso, sólo teníamos que llegar a Uyuni para hacer la cuarentena. No había mucho tráfico, así que seguimos teniendo mala suerte con el autostop. Al final, tardamos 2 días en hacer los 200 km hasta Uyuni (80 km en bicicleta, 30 km en autostop y 90 km en autobús). Estábamos bastante agotados cuando llegamos, pero tenemos la cuarentena para des Anstrengungen y estamos deseando descubrir este nuevo país.

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Llegada a Bolivia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *