Lima, Perú

Km 12 140

Para ser sincero, Lima fue un poco decepcionante. Estaba gris todos los días, muchos de los museos que queríamos ver estaban cerrados por Covid y en general nos daba un poco de pereza hacer cosas. Afortunadamente, la idea principal de nuestra estancia en la capital peruana era descansar. La gente que conocimos fue muy amable, lo que nos recompensó un poco por todo lo gris.

Empezando por Fernando, nuestro anfitrión durante las dos primeras noches. Nos recibió con una cama caliente y una buena comida. Hablamos mucho y Fernando nos guió a través del Callao, los suburbios del norte de Lima, hasta La Punta, un tramo de tierra en el oceáno en el norte de Lima. En el Callao también pasamos por la Fortaleza Real Felipe, una fortaleza construida por los españoles para protegerse de los piratas, y por el puerto del Callao, un enorme centro de tránsito con muchos contenedores que llegan y salen de todo el mundo. Gracias a Fernando, también conocimos a Walter, nuestro anfitrión de Airbnb para la primera semana en Lima. Nos recibió con cervezas y galletas en la terraza del piso. Y en el piso nos esperaban como regalo una botella de vino y una bolsa de buen café peruano. También preparó un escritorio especialmente para Matthieu para que pudiera trabajar adecuadamente. Mientras tanto, Katrin disfrutaba de la hamaca de la terraza. Lo pasamos muy bien en este piso.

En la segunda semana, cogimos un piso de Airbnb en el distrito de Miraflores, una de las zonas más ricas y mejor situadas de Lima. Aquí aprovechamos la proximidad del Lugar de la Memoria, un museo sobre el periodo de terror en Perú (primero por las organizaciones terroristas Sendero Luminoso y Movimiento Revolucinario Tupac Amaru, y luego por la dictadura y los militares que pudieron establecerse gracias al desorden en el país hasta el año 2000). En Miraflores, también visitamos la Huaca Pucllana, una pirámide en el centro de Lima, que data de alrededor del 400 d.C. Fue construida por la cultura Lima (que dio a la ciudad su nombre actual) con muchos ladrillos pequeños hechos a mano, como los libros que se colocan en una estantería. También visitamos las ruinas de Pachacamac, a 30 km al sur de la ciudad. Fue uno de los centros culturales más importantes de la región construido por la cultura Lima, pero también fue utilizado por los Wari, Ychsma e Inca. Hoy en día, gran parte de ella permanece desgraciadamente enterrada bajo la arena y se necesita un poco de imaginación para ver los edificios.

En Miraflores, también conocimos a Mariela, una amiga de Erasmus de Matthieu de Granada. No se habían visto durante 6 años. Nos dio a probar cervezas artesanales de Barbarian y hubo mucha charla para ponernos al día desde el año de Erasmus. El día antes de salir de Lima, encontramos a Julio, un amigo de Tatiana, a quién conoce Matthieu desde su tiempo a Bruselas, Bélgica, y que vivía en Lima hace unos anos. Julio nos guió por el centro de Lima, a la Plaza San Martín, la iglesia de San Pedro, la Plaza de Armas, las calles peatonales, el teatro nacional, etc. En una visita anterior al centro, habíamos estado en el convento de San Francisco para ver las catacumbas. Cuando volvimos a las bicis, nos sorprendió gratamente ver a grupos de baile con trajes típicos actuando en la Plaza de la Justicia. Pero lo mejor del día fue el brunch gastronómico que tomamos en Astrid y Gastón, uno de los mejores restaurantes de Lima (y en los 50 mejores del mundo). Todos los platos eran excelentes y nos deleitaron con un montón de sabores diferentes. Así pues, dejamos Lima y el tiempo gris, contentos de encontrar el sol más al norte, ¡pero también contentos con la gente que conocimos y las experiencias que vivimos!

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Lima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *