La ruta de las cascadas, Ecuador

Km 14 498

Habíamos visto en las guías un lugar llamado la Ruta de las Cascadas. El nombre ya nos hizo soñar, pero en realidad no está en nuestra ruta. Pero no queremos perdernos este camino, así que decidimos ir en bicicleta hasta allí y volver en autobús.

Así que desde Riobamba pedaleamos hasta Baños, el pueblo donde empieza esta carretera. Tomamos una calle un poco alejada de la Panamericana, para poder pedalear cómodamente sin respirar constantemente los gases de escape de los autobuses y camiones. Sólo la lluvia estropea nuestra felicidad de vez en cuando. Unos kilómetros después de Baños llegamos a la primera cascada, la Cascada Agoyán. Cuando empieza a llover de nuevo, aprovechamos un pequeño refugio con vistas a la cascada para tomar un descanso de galletas. Unos kilómetros más adelante, ya podemos ver la Cascada El Manto de la Novia. Hay pequeños senderos para las bicis para evitar los numerosos túneles de la carretera. Estos caminos nos ofrecen hermosas vistas de las cascadas y del valle del Río Pastaza, en silencio, lejos de los coches. El día ya está llegando a su fin y por fin sale el sol. ¡Es casi demasiado bonito para ser verdad! Pasamos la Cascada San Pedro y luego llegamos a Río Verde, un pequeño pueblo a mitad de la ruta de las cascadas. Aquí también está el punto culminante, el Pailón del Diablo. Como todavía tenemos algo de tiempo antes de la puesta de sol, damos el corto paseo hasta el pie de la cascada. Desde la distancia ya podemos oír el sonido del agua, que nos sugiere una cascada impresionante. Luego estamos a mitad de altura de la cascada, con el Pailón del Diablo, debajo de nosotros. La cascada cae en una cuenca natural, el vapor y las gotas de agua dan la impresión de un caldero sobre el fuego, de ahí el nombre. Primero seguimos el camino bajo las rocas hacia la cima de la cascada. A continuación, unos pasos nos llevan a través de una corriente más fina de la cascada hasta la parte trasera. Nos ponemos las capuchas de nuestros chubasqueros y empezamos a correr. Nos encontramos en una pequeña y oscura cueva en la roca mientras la cascada cae frente a nosotros con toda su fuerza. Es impresionante, pero no nos quedamos mucho tiempo, ¡está demasiado mojado! Volvemos y descendemos por una empinada escalera para acercarnos al Pailón. Las gotas de agua vuelan en nuestras caras, ¡qué espectáculo natural! Cruzamos un pequeño puente colgante para admirar la cascada desde la distancia sin mojarnos, luego volvemos a las bicis y buscamos un lugar para dormir. Como ya es tarde y el sol ya se está poniendo, no podemos ir muy lejos. Siguiendo el consejo de los lugareños, montamos nuestra carpa en el lado de la cancha de fútbol/aparcamiento (vemos los goles y gradas, pero parece que el campo se utiliza más como aparcamiento) en una zona cubierta. Incluso hay enchufes y un grifo de agua. El único inconveniente es la luz súper brillante. Sin embargo, a pesar de nuestra ubicación en el centro del pueblo y de la luz, ¡dormimos como bebés!

A la mañana siguiente llueve. Fue una suerte que el día anterior visitáramos el Pailón del Diablo con sol. Empezamos el día con ropa de lluvia, pero por suerte deja de llover cuando llegamos a la siguiente cascada. Dejamos las bicicletas en la entrada y nos dirigimos a pie a la Cascada El Encanto del Rocío Machay. Podemos ver que nos estamos acercando a la selva amazónica, la vegetación se ha vuelto muy densa. Hay muchas flores y plantas exóticas, luego una escalera empinada nos lleva abajo de un acantilado. Cruzamos un puente colgante y luego nos quedamos solos frente a la hermosa cascada. Seguimos el arroyo por un pequeño sendero, pero cuando Kati descubre un gran insecto palo en su muslo, nos volvemos rápidamente. Los dos tenemos fobia a los animales pequeños. Hacemos unas cuantas fotos y vídeos más en otro puente colgante, preguntándonos al mismo tiempo cuándo se construyó y cuándo se mantuvo por última vez, y luego volvemos a nuestras bicicletas. Seguimos bajando por el valle del Río Pastaza, nuestro destino es el pueblo de Puyo en la entrada de la selva amazónica. Pero los grandes nubes negros que nos esperan nos hacen cambiar nuestro plan. No hay demasiadas cascadas en el resto del camino. Cuando sentimos las primeras gotas de lluvia, volvemos unos cientos de metros hasta el pueblo de San Francisco. Buscamos refugio bajo el alero de una pequeña tienda. Tenemos suerte, porque enseguida empieza a llover a cántaros. Tomamos el primer autobús de vuelta a Baños. Almorzamos hasta que deja de llover, luego compramos unos Melcochos, las barras de caramelo típicas del pueblo, antes de volver a pedalear hacia el altiplano andino. Esta ruta de las cascadas fue un asunto húmedo en el verdadero sentido de la palabra, pero un cambio agradable de los Andes, que ya conocemos muy bien.

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
La ruta de las cascadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *