La Paz y el camino de la muerte, Bolivia

Km 10 130

Habíamos dejado La Paz para el final para poder coger un avión a Perú después de nuestra visita. Pero no salió como estaba previsto.

El plan era definitivamente; que desde La Paz recorreríamos el Camino de la Muerte. Esta mítica ruta está tallada en la escarpada ladera de una montaña y conduce desde la Cordillera Real hasta Coroico, un pequeño pueblo a la entrada de la selva amazónica. Durante mucho tiempo, esta carretera tan estrecha fue la única conexión de La Paz con el noreste del país, por lo que todos los camiones y autobuses debían recorrerla en ambas direcciones. No era raro que un vehículo cayera por el acantilado al cruzarse con otro, de ahí el nombre de esta carretera. Desde hace algunos años se ha construido una ruta alternativa más segura, y el Camino de la Muerte es ahora principalmente una atracción para los ciclistas de montaña que buscan emociones.

Así que sólo nos quedamos una noche en La Paz antes de cargar de nuevo las motos y partir. Por la mañana iniciamos la difícil subida a la Cordillera Real. Tuvimos que recorrer varios kilómetros por la ciudad y zigzaguear entre los vehículos. Una vez que llegamos a las alturas de la cordillera, por fin empezamos a respirar y a disfrutar del paisaje. En el puerto de La Cumbre había un pequeño lago y una hermosa vista de los picos nevados. Devoramos nuestro picnic y luego comenzamos el largo descenso hacia el este. La vista del valle una vez que dejamos el puerto de montaña era impresionante. El descenso fue muy pronunciado y pronto nos quedamos congelados en las ruedas. Después de 20 km y muchos menos metros de altitud por fin entramos en calor. El aire es cada vez más cálido y húmedo; podemos sentir cómo se acerca el Amazonas. Todavía faltan 10 km para llegar al inicio del Camino de la Muerte. Dejamos la carretera asfaltada y comenzamos la aventura.

Al principio no podemos ver mucho, estamos rodeados de niebla. Sólo de vez en cuando se forma un hueco en las nubes, que nos permite ver la cara opuesta de la montaña o el valle de abajo. 2 km más adelante salimos de la capa de niebla y vemos aparecer frente a nosotros las curvas del Camino de la Muerte. El vacío a nuestra izquierda es impresionante, pero la carretera es bastante ancha para las motos. El paisaje cambia a medida que descendemos más y más, dando paso a un entorno selvático, todavía con el vacío a nuestro lado. Pasamos por un bonito refugio y nos tomamos un descanso. Como es tarde, decidimos montar la tienda allí, sobre todo porque está previsto que llueva esa noche. Además tenemos una mesa y bancos, por fin no tenemos que sentarnos en el suelo como todas las tardes.

Hemos dormido bien y estamos ansiosos por continuar el descenso. Pero a las 9 de la mañana, cuando estamos listos para salir, empieza a llover con fuerza. Esperamos un poco para que pasen las nubes, pero 1h después todavía no ha parado. Sacamos el equipo de lluvia (la primera vez desde que estamos en Sudamérica) y salimos bajo la lluvia. Finalmente, el ambiente húmedo ofrece un cierto encanto y las cascadas son aún más abundantes. Nos acostumbramos a la lluvia, pero después de 6 km de descenso es el drama: Un enorme desprendimiento se ha llevado la carretera, parece que toda la ladera de la montaña ha desaparecido. Miramos a ver si podemos pasar, pero hay una depresión de 4 metros con un torrente de barro en el fondo. Además, la lluvia ha hecho que todo esté muy resbaladizo. Durante 1 hora probamos varios caminos, vemos rastros de otros ciclistas, pero tenemos que afrontar los hechos: con la lluvia y el peso de nuestras bicis es demasiado peligroso. Sólo tenemos una posibilidad y es dar la vuelta. Tenemos ganas de llorar y atacamos la subida con frustración. Al menos la lluvia cesa y empezamos a secarnos. Después de 7 km, nos encontramos con otros ciclistas en la bajada. Una de las chicas es francesa y le advertimos del desprendimiento. Ellos ya lo saben, lleva ahí unos meses y su guía ha traído una cuerda para pasar. Y si las condiciones del día no les permiten pasar la hondonada, llamarán a un compañero que vendrá a buscarlas en minibús. Al final, hubiera sido mejor hacer el viaje con una agencia de viajes. Continuamos la subida y nos encontramos con otro problema: no tenemos más comida. Como pensábamos que llegaríamos fácilmente a Coroico, no pensamos en comer. Pasamos por un camping, casi la única casa del camino, y tenemos suerte, hay alguien que nos recibe. Preguntamos si podemos comprar algo de pan ya que aún nos queda algo de queso, pero la mujer nos prepara un asado con arroz y ensalada, es perfecto. Rara vez tienen visitas aquí, así que la mujer que vive allí con sus 2 hijos y su madre aprovecha para charlar con nosotros y nos da una vuelta por la propiedad después de la comida. Es agradable, pero tenemos que seguir adelante, de lo contrario nunca llegaremos a La Paz. Todavía nos quedan 2 horas de subida y son casi las 5 de la tarde cuando llegamos al cruce con la nueva carretera. Ahora sólo tenemos que encontrar un vehículo que nos lleve a La Paz. Hacemos autostop y hace mucho frío, afortunadamente no tenemos que esperar demasiado antes de que un par de paradas. Cargan nuestras bicicletas y el equipaje en el techo de su coche y tomamos un asiento caliente. Parecen amables. Nos ofrecen servirnos la fruta del maletero y finalmente nos llevan hasta El Alto, donde vive nuestro anfitrión de Couchsurfing para esta noche. Pero a la hora de despedirnos, no damos crédito a nuestros oídos cuando nos piden 100Bs por llevarnos hasta allí. No es tanto en euros, pero en autobús habría sido mucho menos y nos parece poco amable no avisar antes. Estamos demasiado cansados para discutir, pero estamos realmente decepcionados por su actitud. Comemos una cena en un pequeño bistró y luego vamos a ver a Erick, nuestro anfitrión de Couchsurfing. Con su amabilidad y generosidad, nos hace olvidar los problemas del día y nos vamos a la cama con un espíritu mucho más positivo.

Al día siguiente, tenemos muchas cosas de las que ocuparnos: reservar los billetes de avión a Perú, hacer un test de antígeno, organizar las cajas de las bicicletas para el viaje, conseguir la nueva rueda de bicicleta para Matthieu que Decathlon nos ha enviado desde Francia y, por supuesto, visitar La Paz. Por la mañana empezamos con una prueba de antígeno en una clínica cercana y un viaje al aeropuerto para reservar los billetes de avión y recoger algunas cajas de bicicleta. Desgraciadamente, volvemos con un resultado negativo, ya que no hay cajas para bicicletas en el aeropuerto ni posibilidad de comprar los billetes de avión. En internet, el precio de los billetes de La Paz a Lima ha subido a más de 500 EUR, sin equipaje, siendo el precio normal de sólo 250 EUR. Hablando con Erick y su novia mientras almorzamos, decidimos tomar el siguiente vuelo que sale 4 días después. Con la diferencia de precio, podemos hacer muchas cosas. Por la tarde, vamos al centro de la ciudad para visitar la Plaza Mayor y el mercado de las brujas (si quieres comprar un esqueleto de una llama bebé u otras cosas raras, ve allí…). Por el camino, recogemos una caja de bicicleta en una tienda y la rueda de la bicicleta de Matthieu. Por fin empezamos a organizarnos un poco para los próximos días, sólo tenemos que decidir qué vamos a hacer los 4 días antes de nuestro vuelo. Finalmente, decidimos ir a una ciudad que no pudimos visitar en bicicleta: ¡Santa Cruz de la Sierra!

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
La Paz y el camino de la muerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *