Guayaquil y los manglares, Ecuador

Km 13 905

Por fin estamos en Ecuador. Cuando bajamos del avión, pasamos el control de inmigración sin problemas y salimos del aeropuerto al aire libre, apenas podemos creerlo. Podemos dejar atrás nuestras preocupaciones sobre la frontera y concentrarnos de nuevo en lo esencial del viaje: Ir en bicicleta y descubrir hermosos paisajes. Pero primero tenemos que volver a montar las bicicletas. Privatizamos el espacio en la acera frente al aeropuerto junto a un estanque con peces de colores. 2 horas después, cuando ya ha caído la noche, hemos terminado y todo funciona, ¡qué alivio! Después de una rápida (y no muy saludable) comida en el aeropuerto, nos subimos a las bicicletas y nos dirigimos al centro de Guayaquil. La gente toca mucho menos el claxon, la ciudad parece limpia, ¡ya tenemos la sensación de que nos va a encantar este país!

El primer día nos dedicamos a visitar Guayaquil. Después de una buena comida de marisco (en la región se crían cangrejos y gambas), empezamos por el Parque Seminario, donde las iguanas se mueven libremente. Los animales parecen bastante bien alimentados y perezosos. Por ello, nos atrevemos a observarlos de cerca e incluso a tocar su dura piel escamosa. Después, nos dirigimos a la ribera del río Guayas, donde hay un paseo muy turístico. Se ofrecen paseos en barco, restaurantes, un cine, juegos para niños, un pequeño zoológico y paseos en una noria, en fin, todo lo que los guayaquileños podrían querer hacer un domingo por la tarde. A nosotros no nos interesa todo este jaleo y nos asomamos al río con grandes islas en el centro. Al final del paseo, subimos al Cerro Ana. Subimos 444 escalones entre casitas de colores hasta una pequeña explanada con un faro y una capilla. Por fin sale el sol y tenemos una hermosa vista de la ciudad y del río abajo. Volvemos a bajar y damos un pequeño paseo en bicicleta por el Estero Salado, un brazo del río que se extiende desde el mar hasta el centro de la ciudad. Cansados, volvemos al hotel y nos preparamos para salir al día siguiente.

Antes de dejar Guayaquil, hacemos una excursión en bicicleta a la Isla Santay, la más grande del río Guayas. Un largo puente peatonal y para bicicletas nos lleva a través del río hasta la isla. Una vez en la isla, seguimos por pequeños senderos de madera elevados. Nos dirigimos a la Ecoaldea, el pequeño poblado de los indígenas que aún habitan y cuidan la isla. Un bosque de manglares se extiende a nuestro alrededor, adornado por unas hermosas y altas palmeras. En la aldea aparcamos las bicicletas en el aparcamiento para bicicletas y visitamos los dos recintos de cocodrilos que hay a 500 m por el paseo marítimo. Vemos unos 10 cocodrilos, más bien perezosos, al borde de una pequeña laguna o bien camuflados en el agua entre las algas. Pero 2 de los cocodrilos salen del agua con ruidos amenazantes, estamos bastante contentos de estar en los caminos elevados y fuera de alcance. Atravesamos el pueblo, donde todas las casas están elevadas para protegerse de la subida de las aguas en la época de lluvias. Frente a cada casa, una pequeña pasarela conduce al embarcadero principal. Antes de regresar a tierra firme, damos un agradable paseo por el bosque hasta algunos de los arroyos que atraviesan la isla. Vemos algunos cangrejos de río pequeños, pero los animales más presentes son los mosquitos que nos siguen a cada paso. Afortunadamente, no pueden alcanzarnos en la moto.

Alrededor de Guayaquil, el paisaje es llano. Así que avanzamos rápido, pero desgraciadamente también lo hacen los camiones. Después de 60 km poco interesantes (aparte de algunas fábricas de chocolate y campos de cacao), buscamos un lugar para acampar, pero parece bastante complicado hasta que dos jóvenes en moto se detienen y nos invitan a su casa. Conocemos por primera vez la hospitalidad ecuatoriana: Nos alojan en una bonita habitación, nos dejan ducharnos, nos sirven una buena cena y un excelente desayuno, y ponen barritas de incienso en la habitación antes de acostarse para que los mosquitos no nos molesten durante la noche. Y al día siguiente, los dos jóvenes de la moto nos conducen entre palmeras y arrozales por el camino más corto hasta la carretera principal. No sabemos cómo agradecérselo.

Unos kilómetros más adelante, una pequeña carretera de grava conduce a la reserva natural de Manglares de Churute. Hay varias pequeñas rutas de senderismo, pero nosotros elegimos la que permite ver monos. A medida que nos acercamos a la colina densamente arbolada, ya podemos oír a los monos aulladores. Casi da un poco de miedo, pero aún así estamos emocionados. Pero al entrar en la selva, todo está tranquilo, salvo las nubes de mosquitos que zumban a nuestro alrededor. Al cabo de un rato nos encontramos con una ardilla con una nuez, y luego con un mapache que huye en cuanto nos ve. Pero todavía no hay monos. Cuando llegamos al final del sendero, a una pequeña cascada poco interesante, nos sentimos un poco decepcionados. Damos la vuelta, pero tras unos cientos metros nos detenemos. Detrás de nosotros, donde estábamos hace un momento, oímos a los monos aulladores. Parece que se burlan de nosotros. Nos han estado observando y pensaron que volverían a tener su paz ahora que nos hemos ido. Caminamos unos pasos en su dirección hasta llegar a un lugar donde podemos ver claramente las copas de los árboles que nos rodean. Nos quedamos en silencio, entonces vemos movimiento y una cola que se mueve entre las ramas. Un poco más tarde vemos a varios monos pasando de un árbol a otro, y luego vuelve el silencio. Estamos atentos por si las ramas se mueven, pero todo está quieto. Parece que se han ido. Volvemos a las motos y nos alegramos de haber visto monos en un bosque en plena libertad. Volvemos a la carretera principal y pronto giramos hacia los Andes. Aquí en la costa hemos visto todo lo que queríamos ver y hemos disfrutado mucho de estas nuevas experiencias y paisajes.

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Guayaquil y los manglares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *