El norte del altiplano, Bolivia

Km 10 037

Fue duro volver al altiplano y al frío, especialmente durante las noches heladas por las que ya habíamos sufrido tanto. Cuando por la mañana vimos que nuestra tienda estaba cubierta de hielo, supimos por qué teníamos frío durante la noche. Afortunadamente, los hoteles en Bolivia no son muy caros y empezamos a disfrutar del «lujo» de una buena cama caliente.

Después de 2 días de ciclismo, vimos la ciudad de La Paz y la Cordillera Real en la distancia. Decidimos dejar La Paz para el final y dirigirnos primero al lago Titicaca. A pocos kilómetros del lago se encuentra el sitio arqueológico de Tiwanaku, el más importante de Bolivia. Los tiwanakotas vivieron durante la Edad Media europea, antes que los incas, y su imperio fue casi tan importante. Los historiadores saben muy poco sobre esta cultura y el motivo de su declive. Mientras recorríamos el lugar, pudimos ver los restos de varios templos, estelas ricamente decoradas y las Puertas del Sol y la Luna. Todavía no sabemos mucho más sobre los Tiwanaku, pero nos impresionó la idea de caminar sobre las mismas piedras que los sacerdotes de esta civilización hace 1500 años.

Desde Tiwanaku nos dirigimos a Copacabana (a orillas del Lago Titicaca, no en Brasil 😉 ). El trayecto hasta allí fue pintoresco. Recorrimos el lago hasta llegar al estrecho de Tiquina, que cruzamos en lanchas (grandes transbordadores hechos totalmente de madera). Por la forma en que se movían los tablones de madera, temíamos tener que nadar hasta el otro lado, pero por suerte llegamos secos a la otra orilla. Tras pasar la noche en San Pedro de Tiquina, continuamos nuestro viaje por la cresta de esta península, con el lago a 200 metros por debajo de nosotros a ambos lados. Como el final del lago no era visible, casi pensamos que estábamos en el mar. A última hora de la mañana, dejamos nuestras cosas en el Hostal Sonia de Copacabana y nos dirigimos al puerto para coger un ferry a la Isla del Sol. Según algunas fuentes, la cultura incaica nació en esta isla y las princesas incaicas vivían en la Isla de la Luna, más pequeña, situada al lado. Atracamos en las ruinas de Pilko Kaina, un antiguo templo inca. Desde este monumento hicimos una corta caminata de 2 km por la cresta hasta el puerto de Yumani. Estábamos solos allí arriba y pudimos disfrutar realmente de la vista de 360º, una experiencia inolvidable. Caminamos tras las huellas de los incas por pequeños senderos de piedra y entre terrazas que se utilizaban para cultivar plantas. Tras una pausa para el café en el puerto de Yumani, regresamos a Copacabana. Al día siguiente visitamos la ciudad con su hermosa catedral y sus capillas asociadas. Para hacer algo de actividad física, subimos al Cerro Calvario para disfrutar de la vista de la ciudad y del puerto. Después, por desgracia, llegó la hora de coger un autobús a La Paz. Es una pena que el tiempo haya pasado tan rápido, ¡pero otras aventuras nos esperan en La Paz!

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
El norte del altiplano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *