Desde Trujillo a la Amazonia, Perú

Km 13 572

Tras un día de descanso en Trujillo, partimos hacia el Amazonas. Pero la primera sorpresa ya nos espera cuando salimos de la casa ciclista: una familia francesa con tándem que va en dirección contraria a la nuestra. Tenemos mucho que contarnos y buenos planes que intercambiar. Decidimos comer juntos y visitar Chan Chan por la tarde. La ciudad de adobe más grande de Sudamérica está ricamente decorada y es inspiradora, al igual que las conversaciones con nuestros nuevos amigos «On prends le temps DeM». Después de un paseo de prueba en el tándem para Matthieu, nos separamos, tristes porque ya vamos por caminos distintos. Conducimos hacia el norte, primero por una pequeña carretera entre campos de caña de azúcar, luego por la autopista entre dunas. Poco antes de la ciudad de Chiclayo, tomamos una carretera más tranquila hacia Cajamarca. Aquí volvemos a la Cordillera. El valle es muy verde y nos ofrece un bonito campamento junto al río. Pero tenemos que subir a más de 3200 m de altitud antes de bajar un poco a Cajamarca. Estamos en la región de las vacas lecheras. Hay mucho yogur y queso, un sueño para Matthieu. Los campos y las montañas son muy verdes, nos recuerda un poco a los Alpes. Seguimos subiendo antes de bajar a Celendín, donde admiramos el monumento en forma de sombrero típico que llevan las mujeres de aquí. Hay que cruzar otro pequeño puerto de montaña antes de descender a Balsas, a sólo 850 metros. Llegamos con un calor sofocante. Por suerte, hay agua de coco fresca para refrescarnos y árboles de mango para darnos algo de sombra. En este pequeño pueblo hay literalmente toneladas de mangos a la venta. Se cargan en cajas en camiones para llevarlos a los mercados de todo el país. Nosotros encontramos nuestra felicidad en el suelo, bajo los árboles, al lado de la carretera. Hay un montón de fruta inmaculada, dulce y jugosa como podríamos desear. Oficialmente, ya estamos en el Amazonas, pero aún nos queda un último paso de montaña con 2700 m de desnivel por delante para llegar al Valle de Chachapoyas, nuestro destino. Sólo son las 11 de la mañana, pero el calor ya es agobiante. Ya esperamos de subir a esferas más frescas. Avanzamos a buen ritmo y los kilómetros pasan volando rápidamente, hasta que llega el gran drama: se rompe un eslabón de la cadena de Kati. No podemos hacer nada. Tenemos que volver al pueblo y esperar que alguien pueda reparar la cadena o llevarnos a Leymebamba, un pueblo más grande al otro lado de la cordillera. El pueblo es tan pequeño que ni siquiera sabemos si hay alguien con una bici. Unas pocas personas conocen las motos y saben cómo repararlas. No tienen las herramientas adecuadas para una cadena de bicicleta, pero son ingeniosos. Utilizan una sierra para cortar el eslabón roto y luego cierran la cadena con un clavo cortado y un martillo. No es lo ideal, el clavo golpea el casete cada vez y las dos primeras marchas ya no son utilizables, pero al menos Kati puede volver a montar. Sin embargo, no será posible gestionar una subida de 2700 metros. Intentamos hacer autostop y un camión ya cargado nos lleva. En la parte trasera del camión ya hay unas 10 personas más, varias bolsas y cajas y varios animales: Vacas, ovejas, cerdos y una caja de pollos. Pero todavía podemos encontrar un pequeño espacio para nosotros, nuestras bicicletas y nuestras bolsas. El camino es muy sinuoso y nos preguntamos cómo se las arreglaron para tallarlo en la roca. Desde el techo de nuestro camión cargado es aún más impresionante y aterrador que en las bicis. Al llegar al puerto de montaña, nos bajamos. Pasamos la noche en una pequeña cabaña cerrada al lado de la carretera y así estamos protegidos del viento y el frío. Al día siguiente pedaleamos cómodamente cuesta abajo, ahora estamos en el Valle de Chachapoyas en la región de la Amazonia.

1300 metros de bajada, hay peores maneras de empezar un día de ciclismo. En la parte inferior, en el pueblo de Leymebamba, nos deleitamos con un buen jugo de fruta fresca. Luego nos dirigimos al pueblo de Yerbabuena para almorzar. Para la tarde habíamos planeado una corta caminata a las ruinas de Revash, pero el clima parece querer cambiar nuestro programa. Estamos al principio del sendero en un pequeño puente cubierto donde hemos guardado nuestras bicicletas cuando empieza a llover con fuerza. Al menos tenemos un techo sobre nuestras cabezas y podemos echar una siesta. Media hora más tarde todavía no ha dejado de llover, pero decidimos empezar a caminar de todos modos, ya que de lo contrario no tendremos tiempo de volver antes de que anochezca. Está mojado y embarrado, pero nuestros chubasqueros nos mantienen secos. Después de una hora y media de subida, nos paramos frente a los mausoleos que han sido excavados y construidos en la roca, es impresionante. Mientras tanto, ha dejado de llover y también podemos disfrutar de la vista sobre el valle durante un breve descanso. Luego ya es hora de volver a bajar. Poco antes de que anochezca estamos de vuelta en Yerbabuena. Por suerte hay un pequeño hotel para pasar la noche.

Hoy visitamos las ruinas de Kuelap, una fortaleza construida en una montaña por la cultura Chachapoyas entre 900 y 1400. Hay 30 km hasta el pie de la montaña, que se encuentra en un valle a lo largo del río, por lo que los km pasan volando rápidamente. Para llegar a las ruinas, hacemos de verdaderos turistas y tomamos el teleférico en lugar de ir caminando. Pero como no hemos dormido bien, nos falta la motivación para una caminata de 10 km cuesta arriba. Además, el teleférico es precioso. Atraviesa un profundo valle y es el único en Perú, así que no queríamos perdernos la experiencia. Las ruinas están al borde de un acantilado rocoso y los únicos lados accesibles de la fortaleza están rodeados por muros de 20 metros de altura. Desde aquí se puede ver todo el valle y las montañas circundantes. Caminamos entre los restos de pequeñas casas redondas en varios niveles (arriba para la élite y los militares, abajo para el pueblo llano), algunas casas tienen hermosos adornos de piedra. Pero la naturaleza se apodera de su prerrogativa en el lugar. Los árboles y las hierbas crecen en abundancia entre las piedras y también nos encontramos con dos alpacas. Para nosotros, esto aumenta el encanto del lugar. De vuelta al pueblo de abajo, comemos algo y vamos de compras. Todavía nos queda un corto trayecto por el valle, donde recibimos nuestra dosis diaria de lluvia. Afortunadamente, cuando montamos la tienda, vuelve a estar seco.

Este es ya nuestro último día en el valle de Chachapoyas. Terminamos con una caminata por la selva hasta la cascada de Gocta. Conducimos unos pocos kilómetros más en el valle a través de un hermoso cañón, luego tomamos un camino de tierra hasta San Pablo de Valera. Unas cuantas compras y nos vamos. El comienzo del camino discurre entre campos de café, plátanos y caña de azúcar. Luego dejamos el entorno cultivado y nos adentramos en un bosque tropical en la ladera de la montaña. El camino de piedra está bien marcado, pero más allá del sendero la vegetación es densa. El musgo cubre los árboles, las orquídeas crecen en las ramas. Caminamos rápidamente, queremos llegar a la cascada superior para almorzar allí. Ya oímos el agua, luego vemos el extremo superior de la cascada entre las ramas. Una última y empinada escalera de madera y ya estamos allí, justo delante de la primera cascada de más de 230 metros de altura. El agua se estrella contra las rocas debajo de nosotros, las gotas de agua vuelan hacia nuestras caras. Estamos solos, qué suerte tenemos. Hacemos unas cuantas fotos bonitas y luego nos dirigimos a un mirador más abajo mientras llegan los siguientes turistas. Después de admirar la cascada de cerca, nos sentamos en un banco a cierta distancia para hacer un picnic y disfrutar de la vista del valle. Hay varias cascadas grandes en todo el valle. Volvemos a caminar casi 2 km antes de desviarnos hacia otro mirador: aquí podemos admirar la cascada en todo su esplendor de 770 m en dos etapas (la cascada superior de 230 m, que vimos de cerca, y la inferior, que se sumerge 540 m en el valle). Esto la convierte en una de las más grandes del mundo. Podríamos quedarnos todo el día, pero a las primeras gotas de lluvia nos marchamos. Por suerte llevábamos nuestros chubasqueros, así que nos mantuvimos secos en el camino de vuelta. Cuando llegamos a las bicicletas en la veranda del centro comunitario, la lluvia se convirtió en un aguacero. Tuvimos suerte. Dejamos que pasara lo peor y nos pusimos en marcha para recorrer los últimos kilómetros del valle hasta Pedro Ruiz Gallo. Conclusión: El viaje por el Amazonas fue lluvioso, ¡pero nos encantó!

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Desde Trujillo a la Amazonia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *