Como turistas en la región de Coquimbo, Chile

Km 7207

Avanzamos mucho estos últimos días, pero también estuvimos a menudo en modo turista. Empezamos en el valle de Elqui, donde pudimos degustar una cocina más rústica (carne de cabra para Matthieu y chuletas de cerdo para Katrin) y sobre todo el famoso pisco. El pisco es una bebida destilada a base de vino y tanto Perú como Chile reclaman su origen. Visitamos la destilería más antigua de Chile, la Pisquería Fundo los Nichos, en Pisco Elqui (Sí, el pueblo lleva el nombre de la bebida a menos que sea al revés? 🤔). La visita fue muy interesante con pequeños detalles divertidos, como los esqueletos en alusión a los amigos del fundador que a menudo se tomaban una o dos copas de más. Una degustación puso fin a la visita. Teníamos dos vasos pequeños, uno a 35º y otro a 40º. Estaba bueno, pero preferimos el vino dulce que pudimos probar como extra (la base del pisco, antes de la destilación). Con el calor, sentimos los niveles de alcohol inmediatamente y nuestras piernas estaban muy pesadas. Afortunadamente, sólo tuvimos que bajar la cuesta antes de poder tumbarnos en los colchones.

Al día siguiente, nos reunimos con Eric, un astrónomo francés, en el observatorio de Pangue. Por fin íbamos a poder entender mejor este hermoso cielo estrellado del hemisferio sur. Estábamos impacientes, porque otros viajeros nos habían dado buenos comentarios sobre este tour astronómico (gracias @Maxifeliconcarne por el contacto) y no nos decepcionó. Progresivamente, Eric y su colega Massimo nos mostraron una estrella tras otra a través del telescopio, nebulosas («fábricas» de estrellas = nubes gaseosas donde se forman las estrellas), cúmulos estelares (miles de estrellas en un espacio reducido) e incluso nuestras galaxias vecinas. Contestaron tranquilamente a todas nuestras preguntas en plan «astronomía para tontos» (ahora nos sentimos un poco menos tontos 😉 ).

Después de esta bonita experiencia, volvimos a la costa (ya habíamos perdido la playa) para visitar la reserva natural de Pingüino de Humboldt. Son 4 islas frente a la costa chilena que están habitadas por pingüinos (quién lo iba a decir 😆), leones marinos y diferentes tipos de aves. Y en el agua es posible encontrarse con mamíferos marinos como ballenas, delfines y a veces incluso orcas. No fue fácil encontrar un barco, todo parecía cerrado. Por un lado, ya estaba fuera de temporada, por otro lado, casi no había turismo por la pandemia, y encima era domingo de Pascua (estamos de acuerdo, podríamos haber elegido un mejor momento para una visita turística). Pero en Caleta Chañaral de Aceituno, tuvimos suerte. Pudimos embarcar a la mañana siguiente con sólo otra familia con dos niños pequeños (el barco está hecho para 25 personas). El guía comenzó bajando nuestras expectativas advirtiéndonos que era temporada baja y que no podía garantizar que viéramos mucho (empieza bien, pero lo sabíamos). Nos acercamos a la isla a gran velocidad, estirando el cuello para ver la aleta de un animal. Fue al otro lado de la isla donde apareció una manada de delfines justo al lado de nuestro barco. Estábamos tan emocionados como los niños que nos acompañaban. Nos quedamos un buen rato, sólo nuestro barco y los delfines tan cerca que casi podíamos tocarlos. El guía nos dio mucha información sobre su forma de vida. Después de media hora, continuamos el recorrido por la isla viendo varios tipos de aves, cuando el guía gritó: ¡Mira, un pingüino! Efectivamente, había un pequeño pingüino solo entre los cactus. Sí, junto a los cactus. Nunca pensamos que veríamos ambas cosas al mismo tiempo. Katrin estaba extasiada, ya que quería ver pingüinos y le dio la lata a Matthew con eso. 😂 Terminamos el recorrido por la isla encontrando más pingüinos en las rocas. Entonces llegamos a una cala y no podíamos creer lo que veíamos. Toda la cala estaba llena de leones marinos. Debían ser varios cientos, si no miles, y era un alboroto. Gritaban en todas direcciones, se lanzaban al mar (al menos para nosotros, no parecía que estuvieran saltando voluntariamente) y en medio de todo, había muchas crías de leones marinos. Eran tan bonitos de ver que nos daba pena dejarlos y volver a la tierra. Con un montón de buenos recuerdos en mente, continuamos nuestro camino hacia el norte, hacia la región de Atacama y el desierto.

En el aspecto sanitario, pasamos algunas comunas en cuarentena, pero realmente no tuvimos ningún problema para pasar los controles. En general, hablamos con los gendarmes/militares, no saben muy bien qué hacer con nosotros, nos llaman gitanos (por lo visto es la casilla en la que mejor encajamos 😂 ), y finalmente nos dejan pasar. Crucemos los dedos para que podamos seguir así.

Para ver todas las fotos, haz clic aquí:
Como turistas en la región de Coquimbo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *